domingo, 17 de abril de 2016

Hoy vengo a dar las gracias






Van pasando los meses y cada día me resulta más fácil encontrar motivos para agradecer.

Agradecerle al Universo el infinito amor con el que me regala cada día la oportunidad de amanecer.


Agradecerle a mi madre y a mi padre por la vida; y por el amor que me han dado.


Agradecerle a mi hermano por los años que compartimos. Por regalarme dos hermosas sobrinas que a pesar de verlas poco, las amo con locura.


Agradecerles a los amigos de infancia por compartir travesuras y aventuras conmigo.


Agradecerles a los amigos de adolescencia por compartir esos cambios que no me fueron tan fáciles, por mi primera ilusión y ese primer beso, por los momentos en que por miedo me asumí fría, altanera, rebelde. Por ese primer piercing hecho con jeringa y tequila por anestesia.


Agradecerle a esa mujer que quería escucharme y ayudarme. Y a quien a pesar de admirarla no quise escuchar por llevar un hábito.


Agradecerles a los amigos de la carrera por todas las tardes y noches de estudio, por las clases saltadas y las interminables discusiones económico-políticas. Porque a casi diez años de graduarnos, verlos es estar de nuevo ahí.


Agradecer por ese amor callado que me regaló un amigo para toda la vida.


Agradecer por todas las personas que salieron de mi vida, y las enseñanzas que me regalaron.


Agradecer por todos los amigos que a pesar de la distancia no hay ausencia y están más presentes que nunca.


Agradecer por el amor que luego de catorce años se ha ido transformando, madurando y buscando nuevas formas de manifestarse. Por los aprendizajes que me brinda aunque a veces no los comprenda del todo.


Agradecer la señal más clara de que Dios existe y me bendice: mi hijo que llegó a enseñarme a vivir.


Agradecer por los libros, que le dan a mi alma el espacio para sentir y vivir un millón de vidas.


Agradecer por la música que acompaña cada segundo de mi historia.


Agradecerte por despertar la ilusión. Porque sin saber me inspiraste a retomar el apreciado hábito de escribir. Porque sí o sí, me incitas a ver a mi niña interior e integrarla de nuevo a mi vida.


Agradecerle a los hermosos seres que se comparten hoy conmigo para crecer juntos en este camino de consciencia espiritual. A ti que nos guías y acompañas para descubrirnos. A ti que has confiado en mí y puesto en mis manos la bendición de cuidar y crecer nuestro querido K’u mara a tu lado.


Agradecerte a ti, que por mucho tiempo no te vi y aún así nunca me dejaste andar sola este camino. No hace mucho comencé a encontrarte de nuevo en el espejo. Hoy te veo con más claridad y me apetece seguir haciéndote feliz.

4 comentarios :

  1. Hermosas palabras que se salen del alma y que me hacen ver tu interior y conocerte un poco más. Te quiero mucho mi primita linda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias prima. Aún a la distancia podemos estar cerca; ése es el verdadero sentido de tanta tecnología, acercarnos con los que están lejos.

      Eliminar
  2. Hermosas palabras que se salen del alma y que me hacen ver tu interior y conocerte un poco más. Te quiero mucho mi primita linda.

    ResponderEliminar

No te vayas sin expresarte...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...