martes, 19 de enero de 2016

¿Estás cumpliendo tus propósitos de Año Nuevo?



Los días se pasan volando y casi sin darnos cuenta ya pasaron los primeros quince del año. Cuando menos lo esperemos, se habrá terminado enero y el tiempo seguirá pasando frente a nosotros.   

Yo ya no suelo atragantarme con las uvas el último día del año, apresurándome para enlistar los 12 propósitos que de cualquier manera ni voy a cumplir. Y además al término me generarán frustración por “no haber avanzado”.  En vez de eso, unos días antes opté por escribir una pequeña lista de cosas que realmente deseo alcanzar y con las que estoy dispuesta a comprometerme.

Recordé mis clases de Administración en la preparatoria; donde aprendí que los objetivos deben ser específicos, medibles, alcanzables, realistas y acotados por un tiempo. Pero ¿qué significa todo eso?


Objetivos específicos

De manera práctica, establecer un objetivo específico es desmenuzar “esa idea” hasta llevarla al punto más concreto; para así identificar qué es exactamente lo que deseo alcanzar y cómo voy a lograrlo. Por ejemplo: decir “quiero hacer ejercicio” no es lo mismo que decir “voy a tomar clases de Zumba todos los días de 8 a 9 de la mañana en la escuela de baile de la colonia”.

Objetivos medibles

La única manera de saber si estoy cumpliendo o no con el objetivo es establecer un parámetro de medición. Esto me permitirá realizar los ajustes necesarios en mi día a día para alcanzar la meta. El ejemplo anterior es perfectamente medible, pues es fácil saber si estoy asistiendo a las clases todos los día de 8 a 9 de la mañana.

Objetivos alcanzables

Un objetivo alcanzable se refiere al compromiso que existe de por medio para cumplirlo. Por ello, si no estoy realmente dispuesta a hacer ejercicio, encontraré una infinidad de excusas para posponerlo.

Objetivos realistas

Un objetivo realista es aquel que está dentro de mis posibilidades para alcanzarlo. Si bien los objetivos pueden ser desafiantes, el plantear algo irreal a la larga genera frustración por no haber alcanzado la meta.
Si yo hubiera establecido como objetivo “participar en el siguiente maratón de la ciudad” sería poco realista, pues no cuento con la preparación física para hacerlo ni con la motivación pues correr no es algo que me guste. Sin embargo, el haber acotado mis opciones a un ejercicio que me gusta como es el baile y con un tiempo moderado al día lo convierte en un objetivo realista para mí.

Objetivos acotados por el tiempo

Esto significa que haya un plazo para cumplir el objetivo. Esto me permite no postergar infinitamente el objetivo según mis deseos o ganas del momento. Las clases de Zumba del ejemplo están perfectamente acotadas en un horario de 8 a 9 de la mañana todos los días.

Y así fue como me senté a trabajar con mis anhelos, para llevarlos de la mera ilusión a algo tangible con lo que pueda trabajar todos los días.

Y tú ¿ya estás cumpliendo tus propósitos de Año Nuevo? Me gustaría que me platicaras cómo lo estás haciendo.

¡¡¡Te invito a formar parte de mis redes sociales!!!

Facebook: Las Mariposas de Mamá
Twitter: @mariposasdemama
Instagram: @mariposasdemama
Pinterest: Las Mariposas de Mamá



1 comentario :

No te vayas sin expresarte...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...